Atención orugas procesionarias

¡Atención! Llegaron las orugas procesionarias

Mucha atención estos días, porque ya llegaron las orugas procesionarias y los peligros que conlleva. Según la descripción de Wikipedia sobre la oruga procesionaria está cubierta de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas. La sustancia que le confiere esta capacidad urticante es una toxina termolábil denominada Thaumatopina. Abunda en bosques de pinos de Europa del Sur y América del Sur. Pero no solo eso, el simple inofensivo contacto de la lengua de nuestro perro con estos pelos urticantes puede provocar una necrosis en la misma, lo que puede ser finalmente letal.

Pero, ¿Cómo puedo saber si mi perro ha estado en contacto con una oruga procesionaria?

Aunque estemos muy atentos, tu mascota puede haber entrado en contacto con una de ellas, ya que se encuentran en las zonas ajardinadas y al poseer mil pelillos urticantes, que son como dardos venenosos, a veces es inevitable. El principal síntoma que presenta tu perro es un excesivo babeo, intentando rascarse desesperadamente la zona afectada, hinchazón de la lengua, la boca, el esófago y el estómago. Se recomienda ir corriendo a un veterinario de urgencias para tratarlo lo antes posible, pero es aconsejable echar abundante agua en la lengua, a ser posible caliente. Esta situación es muy peligrosa, pero si se actúa rápidamente, se podrá quedar en una desagradable anécdota.

El principal síntoma que presenta tu perro es un excesivo babeo, intentando rascarse desesperadamente la zona afectada, hinchazón de la lengua, la boca, el esófago y el estómago. Se recomienda ir corriendo a un veterinario de urgencias para tratarlo lo antes posible, pero es aconsejable echar abundante agua en la lengua, a ser posible caliente. Esta situación es muy peligrosa, pero si se actúa rápidamente, se podrá quedar en una desagradable anécdota.

Atención orugas procesionarias
Atención orugas procesionarias

En el caso de tu mascota ingiera una oruga procesionaria, la situación se complica porque le puede provocar la muerte.

Es por ello que debemos prestar mucha atención a la llegada de las orugas procesionarias, que en Andalucía suele ser por enero, y en el resto de España sobre finales de febrero. 

Pero no solamente es peligroso para los animales, sino también para los humanos, a los que nos pueden provocar fuertes alergia cutáneas y oculares. Se recomienda no pisar las orugas procesionarias, ya que los pelos urticantes se quedarían en la suela del calzado llevándolos así hasta nuestra casa pudiéndose depositar en alfombras y demás.

Si tu zona tiene muchas orugas procesionarias, se recomienda hacer un llamamiento al ayuntamiento para fumiguen sobre el mes de octubre y eliminar así los huevos y pequeñas orugas que pudiera haber.

Deja un Comentario

Registrar

You don't have permission to register